¿Jóvenes?… ¿en realidad …. quiénes son hoy los jóvenes?

Por Liza De Alba Teniente

El 15 de agosto de 1965, en el Shea Stadium de New York  y  frente a 55.600 jóvenes en estado de schock entre  gritos y desmayos se presentaron The Beatles, en una gira que iniciaba por los Estados Unidos y que sin duda cambiaría el rumbo de la historia de la música y de la cultura popular para siempre.

Para 1969 el género R&B encontraba un grupo de sorprendentes exponentes y  “I want you back”  se convirtió ese año en el número uno de las listas posicionando a The Jackson Five en íconos musicales iniciando con esto una era que trascendería por décadas.

En  el año 1985, en concreto el 13 de julio, de manera simultánea se llevaron a cabo en el Estadio de Wembley de Londres Inglaterra y el Estadio J.F.K de Filadelfia EE.UU los conciertos “Live Aid” para recaudar  fondos en beneficio a la hambruna  producida por una prolongada sequía de países de África como Sudán, Etiopia y Somalia. El evento duró más de 10 horas y se transmitió en vivo a  más de 1500 millones de espectadores por todo el mundo.

Me sitúo en tres momentos de la historia de la música, de la cultura popular, momentos que sin ser los únicos si son ejemplos claros de los cambios sociales que se suscitaron a partir de la irrupción de jóvenes creativos que a través de su arte transformaron el concepto de música en las distintas décadas mencionadas.

Los jóvenes identificados como grupo social  hasta los años 50, se posicionaron en la sociedad de la mano de la música en concreto de la mano del Rock & Roll.  No les fue fácil a los adolescentes ser reconocidos  por sus padres y la sociedad entera  como los no niños y no adultos aún y  sí como las personas con características propias de su edad y condición, capaces de alzar la voz y junto con ello, mostrar una mirada muy específica de la realidad.

Por otra parte en las décadas siguientes la música siguió su evolución a través de un sistema mercadológico que generó toda una industria y una sofisticada forma de comercializar y posicionar la idea de ser “joven” por supuesto desde el consumo de la música.

Dice García (2012) “Los estudios actuales  sobre la juventud dejaron de caracterizarla como un conjunto homogéneo”.  p7 Esto en gran medida responde a cómo la industria de la música, y el entretenimiento así como  sus exponentes reposicionaron dicho concepto. Menciona García (2012) que la noción de joven difícilmente se delimita desde rangos de edad, pues en la actualidad son muchas las maneras de ser joven.

Sin embargo a pesar de esto, muchos  jóvenes, adolescentes en su mayoría, están reconfigurando la forma de comunicación, entretenimiento y consumo a través de lo que ahora llamamos medios digitales.  Scolari (2008) menciona “Las tecnologías nunca son utilizadas como imaginaron sus creadores. Su evolución  está sometida a la dialéctica entre diseñadores y usuarios en el contexto de una red sociotécnica”p.288

Quiénes crearon las tecnologías digitales que hoy soportan el entretenimiento y la comunicación quizás no pensaron que serían ellos, -los más jóvenes- los que movilizarían y otorgarían todo un significado a subir un selfie en Instangram, a compartir un meme en Facebook  o a hacer  un comentario en Twitter.

Los adolescentes  hoy en día, reconstruyen la realidad al estar permanentemente conectados, dinamizando el universo de tecnologías digitales, le han dado un rostro distinto al concepto de tiempo, espacio, al concepto de consumo y por supuesto al concepto de ser joven.

Los distintos medios dialogan, se contaminan, y se integran en una relación que los ayuda a subsistir, pero ante todo porque le otorga al consumidor exigente la diversidad que permanentemente está demandando, por su reconstrucción y elección muy particular  de contenidos, en un recorte del consumo que segmentan los gustos multiplicando las opciones de forma exponencial.

La tecnología digital, su omnipresencia, los flujos masivos de información, la posibilidad de estar con otros, y lo que los jóvenes adolescentes hacen con todo esto, sin duda están cambiando el mundo.

¿Quiénes son hoy los jóvenes en realidad? ¿Qué cambios están favoreciendo? ¿Cómo la cultura juvenil trasciende y su forma de interpretar el mundo nos está influyendo a todos?

El 18 de mayo del 2014 en la entrega de los premios Billboard, de la Música,  gracias a la tecnología digital de última generación  se presentó el holograma de Michael Jackson cantando con bailarines en escena el sencillo, Slave to the Rythm en una presentación que muchos juzgaron como impresionante e incluso aterradora. Las redes sociales hablaron del evento. Para los fans del cantante fue todo un acontecimiento sin embargo para muchos que conocieron poco este tipo de “sucesos” mediáticos (muy al estilo MTV en los 90) el tema no pasó a mayores.

La industria de la música ha dejado de ser ese fuerte bloque de expresión juvenil por sí misma y se ha unido a  otros, medios, contenidos, y entornos de  interacción diversos en su mayoría, para lograr un mayor alcance y otro tipo de impacto. Para crear un todo de comunicación y entrenamiento que además ahora llevamos en los bolsillos.

Las fronteras que delimitaban conceptos van quedando atrás de muchas formas, y la cultura juvenil subyace como una manera concreta de reconocerse en el mundo a partir de la interacción y el uso de los recursos a nuestro alcance para lograrlo.

 

Referentes:

García Canclini Néstor (2012) Jóvenes, Culturas Urbanas y Redes Digitales. Prácticas Emergentes en las Redes Digitales y en la Música. Fundación Telefónica Barcelona España 321pp

Morduchowicz, Roxana.(2013) Adolescentes del siglo XXI. Los consumos culturales en un mundo de pantallas. Fondo de Cultura Económica Buenos Aires 110pp

Scolari, Carlos (2008) Hipermediaciones. Elementos para una Teoría de la Comunicación Interactiva. Editorial Gedisa. España 317pp

  1. rockthebestmusic.com
Anuncios